Blog

Entrevista con Delphine (Familia de acogida): “Los estudiantes me traen el mundo a mi casa”

Delphine es una de las tantas cabezas de familia que reciben en su casa a nuestros estudiantes y que se encargan desde el momento cero de hacerlos sentirse como si estuviesen en la suya. Desde hace más de dos años ella le abre las puertas de su hogar a quienes vienen a IEF a aprender francés y, por supuesto, a conocer a fondo la cultura de nuestro país. Hoy nos cuenta más de su experiencia y de la responsabilidad que tiene por hacer que quienes pasan una temporada junto a ella y su familia se lleven la mejor experiencia.

¿Por qué decidiste abrir las casas de tu hogar para ser una familia de acogida?

Yo siempre había viajado mucho, tengo mucha curiosidad por conocer el mundo, pero cuando emprendí un proyecto personal en la cuidad, que no me permite moverme tanto, tuve que dejar de viajar. Como seguía sintiendo que quería conocer más de lo que estaba afuera, pensé que si yo no podía ir pues traería todo eso a mi hogar, porque los estudiantes me traen el mundo a casa. Tener a tantas personas de diversas culturas en mi casa me permite viajar sin tener que salir de la ciudad.

Photo with Delphine, IEF

¿Qué disfrutas al recibir los estudiantes en tu hogar?

A mí me encanta ver a todos esos jóvenes con tantísimos proyectos de vida, que tienen curiosidad y ganas de aprender. Ese interés que demuestran te hace a ti mismo querer conocer más también, te dan ganas de explorar más, de abrirte a tantas culturas. También creo que algo muy importante para mí es que mis hijos se ven interesados en el mundo. Tengo dos hijos de 18 y 15 años, ellos aún no han viajado mucho, y con toda la gente que llega a casa ellos tienen la oportunidad de aprender. El intercambio cultural es gigante y eso les muestra también a ellos que fuera de casa hay un mundo lleno de historias y, por supuesto, ellos también se sienten ahora interesados en ir al exterior si llega la oportunidad en algún momento y vivir una experiencia parecida. Además hacen nuevos amigos porque muchos de los estudiantes que llegan a casa tienen edades parecidas.

¿Cómo es la convivencia en casa?

Yo intento siempre hacer que todos se unan y se sientan cómodos. El primer día de alguien nuevo siempre me encargo de contarle un poco cómo va todo y cómo funcionan las cosas en la casa. Además, me gusta recibir a estudiantes y ofrecerles el desayuno y la cena. Lo prefiero porque, aunque cada uno se organiza en la mañana a su manera, el momento de la cena es el único que tenemos para compartir. Si no comen en casa o cocinan por su cuenta nos vemos poco. Cuando nos juntamos a cenar, aprovechamos para preguntarnos sobre nuestro día, nos conocemos más, compartimos nuestros gustos y, sobre todo, los estudiantes aprovechan de practicar francés. Luego, cada uno tiene su habitación y su propio espacio. Compartimos ratos como familia pero también sabemos que a los estudiantes les gusta tener su independencia.

Selfie with an student, IEF

¿Es complicado para los estudiantes adaptarse?

Los primeros días siempre son los más difíciles, sobre todo para los estudiantes que están viviendo la experiencia por primera vez. Por eso siempre intentamos buscar momentos para compartir y ayudarles a que se sientan parte de la familia. Ya luego que van aprendiendo cómo es todo, comienzan a desenvolverse por ellos solos, sabiendo que para cualquier cosa que necesiten estamos aquí y los podemos ayudar. También cuando vienen dos personas que ya se conocen es algo complicado, porque les cuesta más abrirse a los otros, de alguna manera ya conocen su zona de confort y les cuesta más comenzar a compartir, pero siempre sucede que al final se integran aunque pueda tomar más tiempo.

¿Eres una mamá para los estudiantes?

Bueno, ciertamente, no paso a ocupar el rol de mamá, pero sí me gusta estar allí para ellos y también me preocupo. Me gusta escucharles y que sientan que tienen un apoyo. Muchas veces pasa que los estudiantes se sienten estresados cuando no logran hablar francés e increíblemente eso les pone cabizbajos, entonces yo siempre intento darles apoyo. También estoy pendiente en las noches cuando salen. Por ejemplo, les pido que al volver dejen las llaves a la vista entonces yo puedo saber que todos ya volvieron y dormir tranquila, pero ellos tienen total independencia. Yo, como buena mamá, siempre les digo antes de salir que vayan con cuidado y que presten atención y al final los estudiantes agradecen que esté pendientes de ellos.

¿Por qué crees que es importante venir con una familia de acogida?

Creo que cuando un estudiante escoge quedarse con una familia de acogida tiene asegurada la inmersión cultural porque compartes siempre con personas nativas. Además, es mucho más probable que practiquen el idioma. Por ejemplo, aquí en casa yo siempre procuro que los tres estudiantes sean de lenguas maternas diferentes, por lo cual se ven obligados a hablar en francés. También pasa que muchos estudiantes salen de su hogar por primera vez y llegar a una familia de acogida hace que no se sientan solos y que se adapten más rápido a todo. Yo siento una gran responsabilidad porque sé que experiencias como estas pueden marcar al estudiante. Si no la pasan bien no querrán repetir pero, al contrario, si todo marcha bien, esas ganas de aprender y de viajar se les multiplicarán, por eso yo siempre quiero que los estudiantes se sientan bien en casa y se lleven los mejores recuerdos.

Lunch at Delphine's house, IEF

¿Cuáles han sido tus experiencias con los estudiantes?

De verdad siempre he tenido muy buenas experiencias con los estudiantes y aunque por mi trabajo a veces es complicado compartir y salir mucho con ellos, de vez en cuando llega la oportunidad. Por ejemplo, tuve a un estudiante que hace teatro y que conocía mucho del área, entonces me invitó a ver un espectáculo y lo pasamos genial. Siempre se crean vínculos de amistad con los estudiantes. Muchos después que se van, si vuelven a Montpellier, vienen a saludarme o me escriben de vez en cuando. Además me enseñan tantísimo. He recibido a muchos estudiantes de Suecia y con todos me he llevado genial y yo que nunca me sentí atraída por el país ahora tengo muchísimas ganas de ir y conocerlo, y me pasa lo mismos con muchos más.

Alojamientos para estudiantes en Montpellier.

Además de familias de acogida, ofrecemos varios tipos de alojamientos para nuestros estudiantes

Menú